13 feb. 2010

Cambio educativo profundo

CAMBIO (A TRAVÉS) DEL SISTEMA EDUCATIVO

Los problemas de la Educación no se van a solucionar si los gobernantes lo intentan resolver con sus mañas políticas, sino que el modelo de país que está en crisis se va a reconstruir con una profunda intervención desde el sistema educativo.

Parecen dos expresiones que tienen diferentes ejes, pero el núcleo es el mismo. Antes de pensar sobre el tratamiento del problema del sistema educativo público tenemos que pensar en el país, la patria, la nación, pero no como conceptos vacíos sino pensando en la gente y sus necesidades.

Tenemos que pensar en la situación en que nos encontramos y cómo se puede intervenir para revertirla, todo cambio profundo tiene que realizarse con la elevación de algunos valores y principios por sobre otros, es necesario revitalizar los valores del amor a los demás, de la solidaridad, la no violencia, la ecología y el cuidado del ambiente, la igualdad de posibilidades y distribución de la riqueza, a la vez que combatir algunos como la brutal competencia, la violencia como solución de conflictos, la explotación del otro, la droga como salida a los problemas, etc.

Lamentablemente la familia, núcleo educativo primordial, no puede sola con la tarea educativa y formativa, por lo tanto es el Estado quién debe intervenir y la herramienta fundamental es el sistema educativo, no es el poder judicial, no son las cárceles, no son las fuerzas de seguridad.

Nos encontramos frente al comienzo de un nuevo ciclo lectivo, de una nueva experiencia educativa, de un año donde los niños, jóvenes y adultos concurrirán diariamente a las aulas para aprender, para formarse; es urgente que decidamos que es lo que queremos formar en nuestra nación. Es necesario que este año 2.010 no sea una repetición del 2.009, pues de esa forma nuestra patria, nación, país o lo que sea que somos, no cambiará el rumbo y se mantendrán todas las injusticias que nos duelen cada día.

Comienza a definirse el inicio del ciclo y nuevamente vemos las mañas, trampas o “habilidades” de nuestros gobernantes para destinar la menor cantidad posible de fondos para el sistema educativo. Luego aparecerán como “victoriosos políticos” si logran “frenar” las luchas docentes recurriendo a los descuentos por paros, si logran presionar a los trabajadores para que acepten salarios que no les alcanzan para sostener a sus familias, si logran hacer creer al resto de la sociedad que invierten en educación promocionando 10 veces una obra en una escuela por la que pagaron el doble de precio y se aseguraron el aporte de la empresa constructora para la próxima campaña política. Cualquiera de estas “habilidades” de los gobernantes provinciales o nacionalesdefinen claramente que no es prioridad para ellos replantear el modelo de Nación a través del sistema educativo. Concretamente, si la “batalla” se libra en ese escenario, perdemos todos en el mismo inicio. Corrijo, pierde la mayoría de la población, siempre habrá “mafias sociales” que se beneficien con este modelo de país, donde los valores de los jóvenes sean el alcohol y las drogas, la competencia sin escrúpulos, el subir hundiendo al resto, la discriminación, la exclusión, la explotación, la violencia del hambre y la enfermedad que se podrían calmar.

Es triste ver que, desde los diferentes gobiernos, no aparecen políticas educativas serias y de largo plazo, parece como que sus “hábiles” especialistas están preparados para atender los reclamos de los trabajadores de la educación y darle solo las soluciones que impliquen la menor distribución de la riqueza. Recién se comienza a hablar sobre educación, a convocar a los sindicatos a reuniones, en el mes de febrero, a días del inicio del ciclo lectivo. Comienzan a verse sus mañas para tirar lo más bajo posible las propuestas salariales, propuestas que intentan poner un salario para todo el año, para que luego los formadores de precios puedan llevarse todo ese aumento con la inflación. En Entre Ríos nos encontramos con un Gobernador que convoca a la primer reunión con los gremios de trabajadores para el 16 de Febrero, si pudiera dejaría esa reunión para el 26 de Noviembre, pero tuvo la “habilidad” de llevarla lo más lejos posible, con el ciclo ya casi comenzado. En la paritaria nacional se va viendo el mismo juego, reuniones que no arrojan resultados y que se van acercando sin soluciones al inicio del ciclo.

Listo, ya está definido, desde todos los gobiernos se declara, con la claridad de los hechos, que la educación no es una prioridad, que tiene que estar ahí, pero a ellos mucho no les importa y cuando menos riquezas destinen mejor. Ahora vendrá la etapa en que recurran a sus grandes “capacidades” para “lograr” el inicio del ciclo lectivo, aparecerán las “grandes frases” que demuestran sus principios políticos: “ramal que para, ramal que cierra”, “día no trabajado, día no cobrado”, “escuela que se queja no tiene obras”, “escuela que no tiene puntero no recibe subsidios”, “vencimos a los docentes porque bajamos el paro sin dar aumentos”, etc.

Como vemos por ahora, el 2.010 no será el año en que los gobernantes decidan construir un modelo de país que nos contenga a todos a través del sistema educativo, por eso tendremos que ser los docentes nuevamente los que demos esa batalla desde nuestras aulas, desde nuestras escuelas, con nuestras comunidades, en la calle, en todo tipo de lucha. En el 2.010 nuevamente los gobernantes declararán que quieren a todos los chicos dentro del sistema educativo, mientras en los hechos saben que las aulas no alcanzan y no destinan los fondos necesarios para resolver esa catástrofe, declararán que quieren lo mejor para los estudiantes y ponen su esfuerzo para pagar los salarios más bajos posibles a los docentes que en su mayoría no pueden sostener a sus familias.

Veamos que nos tienen preparados los gobernantes para estos días y luego comienza el desafío para cambiar el rumbo, si no lo hacemos nosotros con el resto de los trabajadores, seguiremos viviendo en el país de la riqueza obscena y el hambre obsceno, en que muchos asistimos a la fiesta de unos pocos, donde las violencias dominan nuestras vidas, donde muchos niños son condenados desde su nacimiento, donde gran parte de la población no importa y la escuela pública no importa.

Víctor Hugo Hutt, 12/02/2.010

Publicar un comentario