14 feb. 2008

Cuando la resignación nos hace cómplices...

Estamos pasando por un proceso en el que se evidencian la estrategia del poderoso y la conducta social del dominado. Nos acorralaron y nos dejamos convencer que era temporario (como si el tiempo no fuera patrimonio propio), nos prometen pesos por pesos y dolares por dolares y luego devalúan desprejuciadamente la moneda. Nos devaluaron y hoy dicen "se devaluó" como quien dice "llueve", el carácter impersonal busca eludir la responsabilidad. Nos programan la restitución y disponen de nuestros ahorros, violan los contratos y hacen letra muerta de lo acordado, no obstante van a re - redactar el CONTRATO CÏVICO de la manera más inconsulta y demagógica posible.. El Estado incumple sus obligaciones: descuida la salud y nos condena a la enfermedad, no atiende a la educación, desampara a los ancianos y los somete al escarnio, desmonta todo propósito pedagógico y de justicia y nos desbarrancan en la inseguridad. prometen pulverizar la desocupación y se triplica, en el "granero del mundo" condenan a los niños a la desnutrición con consecuencias neurológicas irreparables. El Estado garante del derecho y administrador de la justicia se sustrae de ella bajo el paraguas de actos no judiciables. ...esto también constituye un exterminio...Cuidado debemos despertar porque este exterminio del que hablo se lleva la potencia simbólica de decir y pronunciarse por uno mismo y por los demás.

que no nos acostumbremos al carácter impersonal.

No deseamos que nuestros representantes hablen en potencial.

RJ.

Publicar un comentario