13 abr. 2008

EDITORIAL 14 DE ABRIL DE 2.008.

Pedagogía de la presencia.

Educar - para mí - es una maternal y liberadora tarea que supone fecundidad de entrañas y generosa libertad de corazón. No se educa para retener sino para que "el otro SEA", ande su propio camino y construya su propia casa en el mundo. Esta visión de la educación general es la que nos animó a llevar el lema "Educar:
el desafío de cuidar lo humano" ,que versa en la puerta de nuestro estudio. Escribo "en general" porque la educación no es sólo tarea de las instituciones escolares. Todos somos AGENTES EDUCADORES en cualquier momento, tiempo y lugar siendo - desde luego -
el lugar primero de la familia.
Respecto al rol y función de la familia tienes para leer nuestra lectura de la semana. En lo que refiere a la Escuela te regalamos estos gráficos que nos pertenecen proponiendo los uses para promover interacción reflexiva para que la escuela "se mire por dentro".

¡¡¡¡"hay que decirle falopero a un adolescente"!!!

Por qué tomamos este tema para el editorial pues hace una semana que escuchamos y no reflexionamos sobre ello algunos títulos que dicen.
"violencia en la escuela", "adolescentes (o chicos)violentos", "Escuela violenta", "esos chicos", "esos inadaptados", esos, esos, etc. Todo ello acompañado de un lenguaje gestual tan pero tan violento como las interpretaciones mediáticas de algunos pseudo - profesionales de la nada.
Así nomás nuestros chicos llevan el rótulo de VIOLENTOS; y aparecen las ideas más disparatadas que parecen una franca decisión a la involución social.
La escuela (por eso pedimos un espacio para que se mire por dentro) tiene una trayectoria violenta por imposición que sirvió en algún momento para disciplinar pero no necesariamente para educar. Hoy en este nuevo escenario social tendrá que plantearse un nueva alternativa y la alternativa es preguntarlos a ELLOS a los chicos y ESCUCHARLES. Nunca descalificar lo que tienen para decir nos como reclamo o reproche. Si la escuela está para EDUCAR INTEGRALMENTE, (es verdad necesita de la familia y de los influjos de los contextos) pero; SI NO ESTÁ DISPUESTA A ESCUCHARLES (a ELLOS, a los chicos), muy poco podrá entender de que se trata todo ésto.
La escuela es fluctuante: está "enojada", "hablando demasiado", "Escribiendo mucho de lo que no se convence y nadie lee y que además tiene más una finalidad burocrática que la de hacer un registro para INVESTIGAR lo que sucede, cómo, cuándo y por qué sucede dentro de la institución". También aparece "hablando demasiado y poco se la observa "pensando. claro para pensar hay que tener insumos, tiempo y orientaciones competentes, además de energía. ¿Quién puede tener energía cuando las aulas están "atestadas" de alumnos con múltiples y variadas demandas que surgen de su singularidad, de sus ritmos de aprendizaje y de sus historias vitales. Junto a ellos junto es una manera de decir, mejor sería expresar "en el medio" de ellos, docentes que estudiaron mucho no cabe duda pero de la teoría a la acción hay camino para recorrer y tampoco se puede actuar sin teoría que sostenga la intervención.
En la escuela no se trabaja "por ocurrencias" o con contenidos desarticulados según lo imponga la noticia del día. a ello sumen si desean todas las tareas extras que se hacen en una escuela y que no son de su campo de actuación, DEBEN - TIENEN QUE SER DELEGADAS a los Organismos que corresponda. Y, aquí a mis colegas les sugiero que pongan un PUNTO. Que no le sumen más tareas a las escuelas pues tienen que CONCENTRARSE EN AQUELLO PARA LO QUE HAN SIDO CREADAS.
Re - fundar la escuela es una estupidez mayúscula, re - significarla es otra cosa, pero mejor sería DARLES VIDA saber que tienen alma, cuerpo y corazón.
Hay recuperar la cultura de las emociones hasta para enojarse cuando aquello que nos es impuesto NO CORRESPONDE. Eso también es mensaje educativo.
A ello sumemos que parece que los actores una vez encerrados allí se olvidan que vienen "del afuera" en la que la violencia en sus múltiples manifestaciones está instalada y hasta naturalizada. Lo que más llama mi atención es se ocupan del tema cuando la violencia es física desestimando otras manifestaciones de violencia que son más perversas que la agresión corporal.

¡¡¡"hay que decirle a un chico que es falopero"!!!!

Si bien iniciamos este editorial con una conceptualización de la educación, no vamos a definir VIOLENCIA ni tampoco caracterizar sus múltiples manifestaciones. Sí queremos decir que el HOMBRE, el SER HUMANO no nace bueno por naturaleza, no nace MORAL ni tampoco encarnando una cultura de paz y armonía. son las sociedades las que imprimen a través de acciones y/u omisiones e invasiones las múltiples manifestaciones de la conducta que van "sujetando" (de sujeto) al SER para que se constituya como tal. Ahora cuando en las escuelas se ESCRIBEN hermosos propósitos o idearios, hermosos proyectos educativos institucionales, hermosos códigos de convivencia ¿¿¿???, hermosos tratados para la acción pedagógica y; los actores principales NO SABEN NI DE QUÉ TRATAN o no les interesa, o no creen en ellos o bien están HARTOS DE REPETIRSE en un sinnúmero de DEBERES QUE LOS Consejos de Educación y los Ministerios LES MANDAN HACER porque sí. ¿Qué podemos esperar?. ¿Acaso eso no es un Acto violento?. Acaso no es un acto VIOLENTO creer que la proliferación de cargos no esclarecidos en cuando a rol y función y OKUPADOS por no especialistas soluciona el conflicto.
Primero y reconocido el problema principal : LA ESCUELA NO SE ESTÁ COMUNICANDO CON LOS ALUMNOS y teniendo en cuenta que ellos tienen mucho para decir nos podriamos comenzar a hablar EN SERIO y MOSTRAR que los chicos verdaderamente nos importan.
Pero para ello hay que ahondar en las profundidades lo que requiere formación filosófica, antropológica para saber de qué se trata esta tarea de educar.
En la "tríada" pedagógica (porque nombres sabemos poner y muy lindos) se supone INTERACTÚAN elementos fundamentales: el SABER, el DOCENTE y EL ALUMNO sin ningún tipo de prevalencia. Pero todo ello en un contexto socio.histórico.político,económico y cultural que le está pidiendo a la escuela que se MIRE POR DENTRO y descubra que bisagras debe aceitar para dar respuestas en este tiempo y lugar.
Que la familia se ha desentendido en algunos casos no es novedad, entonces sobre esa certeza y con las herramientas que tiene la escuela debe ser garante de lo que tiene que hacer.
Ahora ¿cuando se ha perdido la confianza a la institución cómo hacer para reestablecerla?, ¿cómo convocar a docentes FORMADORES con un ESTADO que cree que agregando, mandando, dilatando, postergando y abusando de la buena voluntad de muchos docentes "que tienen ganas" usa los conflictos y problemáticas para general planes y programas que no tienen finalidad pedagógica. Solamente son espasmos para calmar a sectores cuando se desbordan.
¿Cómo hacer? y bueno...HABRÁ QUE PENSAR DE NUEVO. Pero para pensar hay que tener ideas y con esas ideas formar pensamientos positivos y con ellos construir una teoría pedagógica que dignifique y haga impacto en las vidas de las personas de manera favorable.
Hablando de "excluídos", de "marginados y marginales", "de desnutridos", etc ¿cómo si hubieran elegido SER ALLÏ es también una forma violenta de tipificar a las personas que tienen derecho propio a ocupar el lugar que deseen en la sociedad.
Convengamos entre todos, son años de desaciertos e irresponsabilidades, serán años de "trabajo sostenido" para revertir discursos, priorizar acciones y cuidar la salud mental de todos.
¡¡¡Hay que decirle a un chico que es falopero!!!.

Pensar que las escuelas son inmaculadas es no hacerse cargo de la realidad y la realidad y verdad es que tenemos hijos - alunnos que están influenciados por lo QUE LES LLEGA o llenan VACÍOS EXISTENCIALES con lo que encuentran, o se rebelan para decir ¡AQUÍ ESTAMOS NOSOTROS!.

¡¡¡"hay que decir a un chico que es falopero!!!,¡¡¡hay que decir "con la madre que tiene!!!

Hay también que ESTUDIAR y mucho para interpretar las conductas como interfactoriales y saber que entre esos factores estamos NOSOTRO/AS con nuestros desaciertos y sin la capacidad, el tiempo y la preparación que HOY EXIGE SER DOCENTE. No se trata de "saber la Asignatura" ni de esconderse detrás de horas y métodos, se trata de mucho más y los docentes lo sabemos pero NO QUEREMOS HABLAR...
... y los padres lo saben pero, NO QUIEREN PROBLEMAS y los gobernantes lo miran desde afuera y - como dicen los chicos - "le pegan de taquito".
Total a nadie le interesa tener un pueblo PENSANTE Y ACTUANTE y si no, para muestra basta un botón. ¿o no?.

NOTA: la autora quiere dejar aclarado que no desconoce realidades individuales que necesitan tratamientos especiales pero las noticias están hablando de cuadros holísticos que "pintan a la escuela" como está, no "como es" sino como está.Y también destacar que hay quienes hacen esfuerzos y grandes pero, como decimos los padagogos un esfuerzo no hace impacto en el SISTEMA y el SISTEMA somos todos incluso cuando no EXIGIMOS UNA POLÍTICA DE EDUCACIÓN PUBLICA coherente, constante, continua, integral y evaluada en forma permanente.
Rita Jacobo. 13 de abril de 2.008.-

Franco De Vita - No basta
Publicar un comentario