6 jul. 2012

Editorial seleccionado.- 05 de julio de 2.012.-



"CONVERSACIONES QUE ABREN MUNDOS".- ALETHEIA 05 DE JULIO DE 2.012.-

¿ Qué raro todo, no?.-

   Por lo menos diez veces al día, cuando nos damos la cabeza contra el muro de la perplejidad, cuando lo que observamos nos fastidia en exceso o nos resulta directamente difícil de asimilar (o justificar o tolerar) apelamos a este calificativo. También con ironía, llamamos  raro a tantos y tantos episodios que superan nuestro leal saber y entender. Un amigo usa a cada rato esta frase:"Qué raro todo,no?". Porque ,según él, son raras las alianzas políticas, es raro el comportamiento de nuestra Gobernante, está demasiado raro el clima, somos muy raros los argentinos y cientos de rarezas más. Esta palabra atraviesa un momento estelar, porque sirve para un barrido como para un fregado.
   Raro es capaz de retratar las raras cualidades de un raro país como el nuestro en el que todo el tiempo suceden hechos gravísimos (y por supuesto rarísimos) sin explicaciones aparentes. Pero además lo raro es que raro o rara es, también herramienta verbal útil para calificar de un modo ambiguo a películas y diversas obras de arte que antes merecían juicios demoledores.
   Lo que antes significaba entrar en la categoría de bodrio intolerable, hoy cae en el relativizado: "Y...es raro", que no se sabe bien qué quiere decir. Recurrimos a la expresión cuando se nos exige que juzguemos la virtudes de con quién acabamos de concretar la cita inicial: "Mmmmmm, cómo decirte? Es un tipo (o una tipa)...rara/o". En este caso,raro es un salvavidas que reemplaza lo que antes podría haber merecido una definición más tajante, difícil de regresar.
   En la tierra que popularizó en las encuestas a los que ni saben ni contestan, la palabra raro entró por el aro, tal vez porque admite en exceso el beneficio de la duda, porque nos exime tener que decir, ahora mismo,algo terminante o más definitivo,salvaje,total.
   Nos rodean montones de personas y de sucesos desagradables, frustrantes que en un tiempo solían ser degradados con adjetivos pesadísimos y que en estos tiempos light logran la protección a través de esta identificación de moda. Raro es aplicable a aquellos capítulos del libro de la vida que se nos presentan como un enigma o como un dolor fuera de lo común. Cuando lo que percibimos de la realidad queda absolutamente alejado de nuestro alcance racional, mencionarlo como raro supone abrigar la ilusión de que no todo está definitivamente perdido.
   Raro es hoy el color del cristal desde el que se mira y percibe lo que nos rodea y ocurre. el mundo, y esta Argentina, rara como encendida, parecen vivir en estado de rareza.
Y, tal vez no estemos preparados para hacerle frente a semejante grado de enrarecimiento.


Bueno...Chicho me dice que es "raro" que comience a escribir nuevamente...


Publicar un comentario