22 sep. 2010

EDITORIAL


....Y....AHORA LOS JÓVENES SE PORTAN MAL
Septiembre de 2.010- AÑO DEL BICENTENARIO DE LA REVOLUCIÓN DE MAYO.....ni se les ocurra protestar, reclamar o cuestionar.....


Los jóvenes toman colegios porque no se hacen las obras comprometidas, ni tienen calefacción, además se caen los techos de sus solegios. Se portan mal. No acatan la autoridad. ¡¡qué horror!!
Los padres pobres reclaman la asignación universal por Hijo en miserables escuelas privadas, donde abonan dos pesos en cuotas de cooperadoras escolares, y cortan calles o rutas. Hay que disciplinarlos.
Los trabajadores reclaman por la continuidad de su trabajo, para que los empresarios se hagan cargo de sus desatinos, paguen los salarios y no cierren las fuentes de trabajo. se portan muy mal.
Irresponsables ambientalistas reclaman por agrotóxicos, minería a cielo abierto, desaparición de bosques, glaciares, especies en extinción. ¡No pueden contrariar los mejores negocios!
Otros trabajadores son acusados por el presidente de la unión industrial argentina porque pretenden participar en las ganancias, ya que hasta el momento han participado exclusivamente en las pérdidas. "¿estamos en Cuba?", preguntó muy ofuscado el principal dirigente empresarial del país.
los excluidos reclaman ingresar a este sistema capitalista injusto, se los trata como delincuentes, se los detiene por portadores de rostros. Los sospechosos de siempre. ¡Su conducta es reprochable, qué pretenden!
Otros jóvenes que trabajan o buscan trabajo, se educan o pretenden acceder a la educación, la cultura, el conocimiento, son reprimidos por ser pobres o aparentarlo, por pretender divertirse colectivamente. ¡Intentan quebrar el orden cívico!, ¡son drogadictos, motochorros, los principales culpables de la inseguridad! ¡Eso es terrible! ¿ adónde va la juventud? ¿ qué futuro nos deparan?
La patria parecería ser esa propiedad privada de quienes fomentaron las torturas para quedarse con empresas rentables. O aquellos que cortan rutas para no pagar impuestos, que alimentarán a los pobres que ellos mismos expulsan hacia las villas urbanas. ¿Cómo pretenden utilizar "su" dinero para hacer hospitales o escuelas para pobres?
¿Alguna vez debatiremos quiénes son los que fomentan la pobreza?, ¿Alguna vez les sacaremos la careta a quienes fueron cómplices de tantos abusos y de la naturalización del desfalco y la corrupción?. A quienes vendieron el país desde sus cargos políticos, empresariales, eclesiales o comunicadores
mediáticos subordinados a patrones. Todos ellos hoy siguen hablando vergonzosamente como grandes patriotas. ¿Es necesario que les sigamos creyendo y castigando a quienes se resisten a aceptarlos?
Si tomáramos a estos jóvenes como eje de resistencia, abriéramos un poco la cabeza, dudáramos un poco de la TV estupidizante, quizá podríamos llegar a conclusiones totalmente contrarias al pretendido pensamiento único.
Gracias a los jóvenes por resistir. Por tomar compromisos políticos y sociales. a todos aquellos que luchan por intentar instalar un pensamiento crítico que evite las hegemonías y debilite a las corporaciones económicas
y sus representantes políticos.TANTO OFICIALISTAS COMO OPOSITORES.
Necesitamos poner en tela de juicio los relatos del poder, eso es sembrar más voces ,más democracia.
Como dice Don Eduardo Galeano: "El mundo está patas arriba. Sin el derecho a soñar, los demás derechos se morirían de sed".

Publicar un comentario