14 mar. 2010

Gacetilla de prensa



Con los gurises ¡no!

La infancia es una etapa trascendental en el proceso evolutivo del hombre, caracterizada por dos fenómenos: crecimiento y desarrollo.

Para que esto se produzca con total normalidad, es fundamental que también se respeten los derechos del niño establecidos en la “Convención sobre los derechos del niño” que fue adoptada por Naciones Unidas y ratificada por la República Argentina en 1990 e incorporada en la Constitución de 1994. A partir de ahí, nuestro país asumió el compromiso de asegurar que todos los niños y niñas tengan todos los derechos que se encuentran en la Convención. Uno de ellos es el acceso a una alimentación adecuada. En un ESTADO DE DERECHO la alimentación de los niños no puede ser vulnerada por los gobiernos.

Los niños en edad escolar pasan parte del día en la escuela y por eso es necesario que ésta les facilite el acceso a alimentos de buena calidad; pero esto parece ser una utopía ya que con el escaso aporte económico que reciben por niño no se alcanza a cubrir las necesidades nutricionales de estos, porque no se pueden adquirir los alimentos necesarios en cantidad y calidad que les asegure una alimentación variada, por lo que estos niños que utilizan los servicios de comedor escolar para alimentarse son víctimas presentes o futuras de la malnutrición.

Es importante que todos los programas de asistencia alimentaria estén integrados a los programas de educación en alimentación y nutrición, ya que desde el sistema educativo se pueden promover cambios ya que los hábitos alimentarios saludables se aprenden desde niños, pero es difícil inculcarlos si el comedor escolar no los adopta.

Las patas de la mentira

  • En estos días el gobierno provincial anuncia públicamente el crecimiento de la matricula escolar en un 30 %, producto de nuestra lucha histórica de la Asignación Universal por Hijo. Entonces el anuncio de aumento de las partidas para comedores escolares, comedores comunitarios y copa de leche no es “per cápita” sino por la incorporación de estos nuevos estudiantes.
  • Oportunamente AGMER, y en el conjunto con la Intersindical, denunciamos que el PRESUPUESTO 2010 no contemplaba aumento de la pauta salarial para los trabajadores, ni aumento en las partidas para comedores y copa de leche para cubrir las necesidades alimentarias. Tampoco se contemplaron las necesidades edilicias, mobiliario, cargos y horas cátedra para albergar niños y jóvenes que tienen el derecho a recibir educación.
  • Si lo que anuncia el Gobierno a través de sus funcionarios en la prensa en el día de la fecha, de pasar la ración diaria del comedor escolar de $1,50 a $2 desnuda que el compromiso de aumento hecho ante la sociedad cuando convocó a los gremios en octubre de 2009 no se cumplió, de elevar un 25 % sobre el $1,50. También mintieron cuándo en enero de 2010 funcionarios de “desarrollo social” propusieron, también públicamente, llevar la ración diaria “per cápita” a la suma de $3.

Si tenemos en cuenta el informe realizado por AGMER el año pasado, a cargo de una reconocida nutricionista de la ciudad de Gualeguaychú, donde se indicaba que la ración que cubre las necesidades nutricionales básicas de un niño alcanzaba la suma de $ 3,59. Esto estaba extraído de los precios a ese momento, pero luego se produjo el ajuste vía proceso inflacionario que llevó a que por ejemplo uno de los insumos básicos de la dieta, “la carne” aumentara casi en un 100%.

“LOS NIÑOS COMO SUJETOS DE DERECHO SON

NUESTRO PRESENTE Y NUESTRO FUTURO”

Junta Ejecutiva CDC

ASOCIACIÓN GREMIAL DEL MAGISTERIO DE ENTRE RÍOS

Publicar un comentario