30 jul. 2008

La Paz, Entre Ríos, 29 de julio de 2.008

Señora/es Directores, Vice directores, profesores del Ärea Ciencias Sociales, vecinos, Amigos.Ciudad.

En mi carácter de Coordinadora de la RED SOCIO EDUCATIVA DE LA PAZ PARA LA PAZ les hago llegar el material que adjunto relacionado con la labor de la Convención Constituyente de nuestra provincia. el mismo es confiable ha sido facilitado por el Doctor Báez y queremos ponerlo a disposición de todos los ciudadanos.Solicitamos se trabaje con los alumnos en los niveles que los rectores, directores dispongan pues en próximas fechas la RED convocará 4 (cuatro) alumnos por institución y, previa gestión de las autoridades de la escuela y/o colegio, los llevaremos a presenciar una sesión de los Constituyentes.Es una oportunidad pedagógica de la RED para todos.Es importante sepan y difundan que hemos dejado para quienes quieran acceder a este material una copia en fotos CELMAR.Dado que nosotros no disponemos de fondos para solventar estos gastos y las erogaciones están a cargo de personas de buena voluntad, agradeceremos si nos pueden 'devolver' la contribución del pago de las fotocopias ( no es determinante - es un pedido).Este MOVIMIENTO CIVICO DE LA RED SE COMPLEMENTARÁ CON OTRAS ACCIONES Y LLEVA COMO NOMBRE 'EL PUEBLO QUIERE SABER DE QUÉ SE TRATA Y EN QUÉ ESTÁN TRABAJANDO NUESTROS CONSTITUYENTES'.Por favor acompañe la intención de formar al ciudadano que nos impulsa.
Atte y por la RED
Rita Gabriela Jacobo
Coordinadora

15 jul. 2008

Editorial: 15 de julio de 2.008

"debemos hacer de la Argentina un país distinto"

...esa leyenda está en la pantalla del televisor, está encendido y sin volumen solamente puedo captar los lenguajes gestuales de los oradores. no necesito otra cosa para "imaginar" qué dicen porque veo cómo lo dicen.

¡Qué vamos a hacer de la Argentina un país distinto!. Imposible si no hay libertad de pensamiento no podemos ejercitar osadía en el manejo de las ideas. ¡Qué vamos a hacer de la Argentina un país distinto!, si no creemos en el valor de las instituciones que nosotros mismos denominamos republicanas y federales. IMPOSIBLE.

IMPOSIBLE pensar con arengas y convocatorias que resulta casi obsceno medir desde el lugar del gasto de tiempo, dinero y esfuerzo para defender lo que ya ha pasado a ser Segunda Cuestión, porque convengamos que lo que el campo reclama se diluye suavemente en la puja entre lo viejo que no muere y lo nuevo que no acaba de nacer.

Nuevamente "posicionados" los que antes lideraban y se habían llamado a "cuarteles de invierno", están levantando las lanzas para herir de muerte a la Argentina que decimos querer y defender.

IMPOSIBLE y no soy escéptica en realidad soy esperanzada por naturaleza pero así no se puede avanzar, así "cumplimos con el ideal del tango, esa miserable filosofía espontánea que dice que la vida es dolor, que no se puede confiar en nadie, que ve canallez en todas las intenciones y en todos los actos, la que cree que el des - encuentro es una verdad más grande que el amor, o que el mejor amor es el que no se da, el que pudo haber sido, y para la que el amor realizado es fastidio y decepción. No no queremos salir de la crisis, es mentira. Decimos que nos gustaría ser un país que funcione, pero es falso, sentimos una poderosa atracción por el desastre. Hemos trabajado duramente para lograr esa sensación de abismo que hoy nos tiene hipnotizados. Durante años pusimos moneditas de angustia, escepticismo, crítica, pasividad y desconfianza en la alcancía del fracaso y por fín lo hemos conseguido: la crisis es nuestra criatura, nuestro bebé, estamos en la gloria".

y... en la gloria que nuestros representantes de utilería han decidido seguiremos viviendo porque realmente el afán de lucha que hay en las calles no tiene absolutamente ningún rasgo que lo haga a-parecer como movimiento inteligente, como ocio creativo. A ello sumemos la preguntan ¿de qué o en qué trabajan estos argentinos que se movilizan en razón de una u otra "franja ideológica" o bien por NADA a lo largo y a lo ancho del país. Imposible seguir así. Si la mitad, solamente la mitad de lo que se gasta en movilizaciones para la protesta y la influencia en lo que debiera ser una debate y una deliberación objetiva del senado se observa tan contaminado, presionado y casi amenazante no habrá nunca democracia.

Así no funcionan las democracias, así funcionan los estados totalitarios imponiendo las ideas de los que ostentan y abusan del poder para no hacer nada más y nada menos que silenciar a los que queremos otra República, una República ilustrada, pensante y liderada desde el lugar de la razón que impulsa pensamientos colectivos inimaginables para las mayorías que están anestesiadas por la dádiva, la naturalización de lo innaturalizable y la administración de lo existente: la pobreza. No refiero aquí a la pobreza material (que es grande) sino a la pobreza cultural, simbólica que ya es estructural y por lo tanto debe ser considerada VIOLENCIA, violencia que nace y se "derrama desde el estado, un estado que no quiere ver crecer a los ciudadanos y "bloquea" todo intento emergente de cambio con mirada hacia un futuro promisorio.

Oramos pidiendo al Señor de la historia que nos acompañe en el discernimiento, decimos a viva voz que nos "sentimos heridos y agobiados" y...seguimos hipnotizados con estas "mega movidas circenses" que son un suicidio público masivo. Allí queda tiempo de trabajo no cumplido, dinero público derrochado, energía viva anulada y como si ello fuera poco y olvidando la oración impedimos que quienes deben discernir disciernan. Es realmente IMPOSIBLE creer que algo va a cambiar y también creer que nosotros tenemos "problemas", el único "problema Argentino" es no pensar y no se puede pensar sin ideas y para tener ideas hay que lubricar el pensamiento de los ciudadanos y no promover "arreos" para ver como termina la pulseada.

Qué lástima no haber dedicado tanto tiempo y energía a pensar en educación y salud y en esas políticas invertir, qué lástima tener una Constitución y en pleno Julio - mes de la Independencia- burlarse de los poderes concedidos a los NOTABLES. Qué lástima no poder pedir desde el lugar de la ciudadanía responsable que terminen con esos arrebatos con montaje y maquillaje en los que siempre triunfa la mentira y se anula toda posibilidad deliberativa.

En este contexto: - pregunto ¿qué podemos hacer los educadores profesionales?. Pregunto de verdad, a ver si alguien me puede responder para que no pierda objetividad en el análisis pues si así fuera debo dar de baja a esta página y dedicarme a "otra cosa", gritar de esta manera que lo hago es una buena forma de evitar que te cambien, pero hasta cuando si los docentes iniciaron las vacaciones dos días antes del receso para reclamar por salarios. Y para todo es así, paremos el país que seguro ALGO se consigue. Sí, claro que sí, se consigue ésto: la filosofía espontánea de no querer crecer porque CAMBALACHE es la composición musical que mejor expresa lo nuestro ayer y hoy.

Reitero una vez más que es una suerte tener esta página para poder expresar lo que siento y pienso y...quiero agregar que también me da vergüenza de otro que el mundo nos vea así, ricos potencialmente pero pobres existencialmente.

Rita Jacobo. 15 de julio de 2.008.-

1 jul. 2008

APORTE A LAS CAPACITACIONES DE ALETHEIA.

LECTURA PARA LA PRIMERA SEMANA DE JULIO.

Una lectura sugerente…

“Los cuerpos no mienten… Hace años no parecía posible escribir estas frases en la Argentina. Y hoy son verosímiles, aunque se discutan porcentajes o responsabilidades. Los cuerpos no dejan mentir; forman la ola que desembarca sobre las estaciones, las calles y los subterráneos de Buenos Aires, desde las nuevas y viejas villas miserias. Los que recorren el cinturón que rodea la ciudad, vuelven con historias literalmente increíbles, en las que los cuerpos provocan asombro, distancia y escándalo: los niños adormilados por el hambre, los bebés catatónicos, los viejos enloquecidos por la privación, encerrados en la obsesión de su miseria, los cuerpos inclinados de los hombres jóvenes rechazados por un mercado que no los necesita. Marcas de situaciones indignas aparecen en los cuerpos de los excluidos, acreedores de la deuda impaga.

Una sociedad no se sostiene sólo en sus instituciones, sino en la capacidad de generar expectativas de tiempo. El cuerpo y el tiempo están unidos: eso es una vida, un cuerpo en el tiempo. La deuda es también una deuda de tiempo porque, cuando el cuerpo no recibe lo que necesita, el tiempo se vuelve abstracto, inaprensible para la experiencia: cuando un cuerpo padece, sale del tiempo de la historia, pierde su posibilidad de proyectarse hacia delante, borra las señales de sus recuerdos.

Los pobres tienen cuerpos sin tiempo. Por eso parecen tan viejas esas mujeres de treinta años con sus ocho hijos y su marido desocupado o preso. Por eso parecen aniquilados los cuerpos de los viejos pobres. El tiempo ya ha pasado por completo sobre ellos: han nacido, han crecido, han envejecido en el lapso en que un joven próspero está entrando en la primera etapa de la madurez.

Sin tiempo de proyecto y de futuro, los cuerpos corren los riesgos provocados por la deuda impaga; la violencia, la ruptura de todas las tramas sociales, la droga salvaje o el tetrabrik salvaje son los desafíos aceptados como única afirmación posible de la identidad. Donde se ha roto la expectativa de un tiempo futuro, donde ya nadie se siente acreedor ni titular de derechos, los cuerpos se rebelan en la violencia.

La deuda social ha herido el cuerpo. Acostumbrados a pensar a los ciudadanos de un modo abstracto, sería bueno que los pensáramos en esa materialidad que estalla en las necesidades incumplidas, cuyo pago diferido es irrisorio porque transformado por completo al acreedor. El Estado pierde las bases de su legitimidad frente a los cuerpos destrozados por incumplimiento de un pacto que nos hace a todos titulares de derechos. La deuda impaga pesa sobre los cuerpos. Frente al destrozo de la miseria, salvo que se mire hacia otra parte, los cuerpos ofrecen la inscripción de lo adeudado, que además, por estar escrita en ellos materialmente, puede ignorarse pero no borrarse.

¿Cómo sentirse parte de una nación si no es a través de un imaginario articulado en signos de pertenencia concreta? Cuando ser argentino no significa ni trabajo, ni comida, ni tiempo, vale poco ser argentino. La nacionalidad no es sólo imaginaria. Se arraiga en su inscripción material sobre los cuerpos. Cuando después de dictaduras y aventuras nacionalistas la cuestión nacional parecía, en buena hora, cerrada para siempre, ella reaparece bajo una forma elemental del reclamo de nacionalidad: el pago de una deuda que es la condición de una sociedad a la que entregamos parte de nuestras libertades para que ella exista y nosotros existamos en ella como ciudadanos.

Queda bastante poco de lo que la Argentina fue como nación. Las instituciones que producían nacionalidad se han deteriorado o han perdido todo sentido. Pasan a primer plano otras formas de identidad, que existieron antes, pero que nunca como ahora cubren los vacíos de creencia e incluyen a quienes, de otro modo, se abandona. Del estallido de identidades no surgió una nación plural, sino su supervivencia pulsátil. La nación se perdió en el extremo laberinto de la pobreza.”[1]


[1] BEATRIZ SARLO, “Ayer y Hoy” Editorial SXXI, Editores. Sociología y Política.